Archivo | El huésped ampliado RSS feed for this section

Propuesta para afiche (Pilar González)

17 Oct

Propuesta para afiche (Felipe Revollo)

17 Oct

Propuesta para afiche (Juanita Marín)

17 Oct

Propuesta para afiche (Angie Roa)

17 Oct

El Huésped

17 Oct

Hace un tiempo habitamos juntos,  él allá y yo acá.

Hace tanto que ya no recuerdo quien fue el invasor.

Estoy seguro de ser el anfitrión, como estoy seguro que él asegura lo mismo.

 

Fui, lo visité, me instalé, lo usurpé y descaradamente me apropié.

Lo volví mi alter-ego, lo hice parecerse a mi, lo convertí y subyugué a ser mi

reflejo.

 

Ahora ya no estoy seguro de nada.

Quizá soy un huésped con ínfulas de superioridad.

Quizá lo hospedé hace tanto que ya hace parte de mi.

 

Siendo ambos el mismo….

Huéspedes de un vacío que ni juntos logramos llenar o determinar.

Siendo ambos el mismo…

Separados por un espejo.

 

¿Entonces, soy el huésped de mi soledad?

 

 

-Camilo Bedón

Visitante etéreo

17 Oct

Entras en mí y te alojas como la oscuridad en la noche. Pasajero que recorre los rincones de mi piel y las entrañas de mi alma. Trazas algunas líneas que demarcan los límites, las instancias de tu permanencia. Vienes y descubres, seduces y dejas seducir, te acomodas temporalmente en la calidez de mi piel y luego con una sonrisa dices adiós. Dejas huellas, recuerdos que se vuelven fantasmas perpetuos que rondan por los pasillos de mi soledad especialmente en las noches cuando la piel te reclama aun sabiendo que sólo fuiste visitante etéreo de mis deseos.

 

-Fernanda Gutiérrez.

17 Oct

Aquel que habita en mi existir, llegó sin ser invitado, en el momento menos propicio, cuando mi inocencia florecía. Llegó para quedarse a la fuerza; llegó para instalarse hasta que lo reconozca.
 Todavía no comprendo por qué continúa torturándome y alimentado un deseo que no me interesa. ¿O tal vez sí?, pero no soy capaz de aceptarlo todavía.
 La idea desatada se expande y se contrae en mi cabeza, mi cuerpo no responde pero falta poco para que lo haga.

En el éxtasis de mi soledad, ese huésped murmura en mi oído de forma provocadora sus pensamientos obscenos. Trata de seducirme con sus encantos nocturnos, es un Dionisio apoderado de la noche que usa las tantas acrobacias que conoce para desafiarme a que tenga brotes de lujuria con aquel desconocido. Es un huésped que me acecha cuando me siento frágil, debate como un Apolo, cuyas razones ponen en cuestión mis seguridades, para luego sumergirse en sus trastornos orgásmicos y me dejan impregnada de su fragancia tentadora que en algún momento dejaré que me aturda.

 

-Angie Roa.