Escrutinio al Vacío

20 Ago

alejandra2

 

Es un pequeño habitáculo del silencio, una fortaleza de la nada, impenetrable, carente de forma. Me hace una invitación a entrar, a callar a su lado, a permanecer en aquel estado de inmovilidad, de abstinencia. Acepto. Cierro los ojos confiada y ávida a la vez, poseída por el deseo de descubrir el enigma. Extiendo una mano dubitativa que tiembla, revelando el profundo temor secreto subyacente. Mis dedos se mueven ansiosos a tientas esperando encontrar una señal. Pero el vacío no arroja señales, existe sólo como la negación de lo que es posible afuera, como la antítesis de lo que es. Es todo lo que no es y por eso es infinito, es todas las posibilidades que nunca llegarán a concretarse. Y su existencia misma consiste en no ser. La única señal posible es el vacío mismo: el vacío con su discurso mudo, con su cuerpo sin peso, con su huella sin dueño, con su mirada ciega…

Escribo haciendo un escrutinio al vacío: el vacío de mi memoria, de mi historia, el vacío que dejan los pasos olvidados, las heridas abiertas y las personas muertas, el vacío que intuyo en el espacio que existe entre las cosas, entre las personas, entre las fibras de la piel y la carne, el vacío de las ideas fugaces, de los sueños no cumplidos, el de las pesadillas en las noches sin luna… El vacío de los cuerpos sin peso, el peso de los cuerpos vacíos…

 

Alejandra Rubio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: