Manifiesto

4 Mar

Yo no sé desearte nada extra. No sé y no quiero darte órdenes. No quiero ser aséptico, ecónomo de letras ni de palabras, no, yo quiero tu atención un minuto y un minuto para darte un motivo.

Sueño. Y sueño por ti y por vos y por them y por los demás que mi lengua no conoce. Y sueño y te deseo. Deseo y no controlo. Deseo que si te metes al (a)Arte, sea bailarina, músico, fotógrafo o actriz, que lo que digo se enlace a tu sueño.

Te deseo la voluntad de un monje, no la disciplina de un militar.

Te deseo la impecabilidad de un chamán, no la sequedad estúpida del intelectual.

Te deseo el vacío pleno del giro en el tango, no la autosatisfacción de un BlackBerry diciendo cuál cuerpo vale y cuál no.

Te deseo la potencia de la pantera: sabia, oscura, pequeña en comparación a otros félidos pero letal -más que un tigre- para el cocodrilo.

Te deseo la realeza del jaguar: rítmica, sonora, genuina, mixta en sus lecturas por sus muchos colores propios.

Te deseo la paciencia del que sembró palmera y antes de él, de la que cosechó quinua, y antes de ella, de la tierra que acumuló y naturalmente recolecta para sí, pero a todos da de una forma u otra.

Te deseo el ojo y mano del reciclador: inteligencia para calibrar, fortaleza para descartar, sagacidad para mudar, fluidez para hacer, humildad para dejar ser. Si una técnica no sirve, él toma otra, porque sabe que el material le devuelve en realidad lo que lleva en sí.

Sueño por ti y para ti, arranques o finalices. Y cuando estoy algo enviciado me he dado cuenta cómo hallar unas respuestas; en el mantenerse  en un campo interno en el cual pueda extirparme distorsiones aprendidas -romanticismos, sobre todo-; en el recolectar mi fuerza en sintetizar, para actuar como un campo eléctrico, magnético, pulsante, con la percepción más pura y una raíz interna grande. Así es que siento que se puede volar cuando se quiere por potencia propia, azar y moda intelectual aparte. 

Yo quiero que tengas en tu mano una semilla y que luego, armadura mediante, te sumerjas en lo pantanoso y halles terreno fértil para sembrar. Y hallarás afuera y adentro mentiras, sexismo, racismo, pajazos mentales, vitrinas que en verdad son jaulas y ventas que son prostituciones más que otras cosas; hallarás que lo podrido del ser humano está en el arte porque el arte nace del mismo ser humano. Luego, lo brillante del mismo sólo sale cuando lo podrido se vuelve abono.

No sólo es cuestión de trabajo. Es fina sintonía y ritmo adecuado, es gama y paleta y material correcto, es gracia y lucha porque el sube-baja de lo inestable no debe arrasar y sacarte de eje. La competencia es dura. La vida también. Pero eso no implica que no podamos aprender a divertirnos.

En un mundo percibido y diseñado por y para banqueros… ¿estás listx para asumir todo esto?.

 

-Juan Felipe Parra.

2 comentarios para “Manifiesto”

  1. Smiley_kam 14 marzo, 2012 a 11:51 pm #

    Que buen texto.

  2. Smiley_kam 14 marzo, 2012 a 11:52 pm #

    Que buen comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: