B-day to you…

19 Nov

¿Qué es cumplir años?

Dar una vuelta alrededor del Sol estando parado en la Tierra.

¿En el mismo sitio?

Tal vez. Tal vez lo peligroso de un cumpleaños es estar en un mismo sitio y no darse cuenta que el mundo entero giró y uno como tonto se quedó anclado.
¿Qué se siente, se siente placer, se siente doler…? Parar las preguntas es fundamental, después de todo lo que negamos no es la biología –eterno desafío- sino la acumulación de la distancia entre los videos/ canciones/ fotografías/ comerciales/ estereotipos dibujados a sangre y fuego en nuestra mente y entre lo que hay en la planta de los pies/interior de la boca; palpar la distancia es lo que nos mata, revisarla hace que sepamos que el inicio sigue siendo el final en nuestro día a día: somos la frustración entre lo que nos fluye hacer y lo que se espera que dispongamos de nuestra intimidad.

No solo de torta vive el hombre…los cumpleaños pueden saber también a marihuana, a cocaína, a sexo desteñido, a viagra o alcohol en las comisuras de una prenda nueva regalada por un familiar… pueden sentirse no-plenos hasta que alguien introduce una palabra, un rito social, un gesto físico con el cual sentimos que somos avalados como dignos de nuestra propia estadía sobre esta Tierra: podemos ahora sí reconocernos válidos porque, qué más da, al fin somos esa copia fidedigna del molde gelatinoso con el cual nos robaron un futuro sólido propio.  Aún el más arrogante que alegue que no le importan los demás en el fondo posee la cicatriz en el cuello de la correa de esta horma.
Los cumpleaños pueden saber a muchas cosas, pero un sabor sobresale: lo más desdeñable del paso del tiempo -al permitir el azar y Diox que se siga vivo- es la capacidad de recordar. Porque sí, porque estimulas tanto tu memoria que se vuelve una actividad de goce solitario, porque la reescribes y escondes las cargas de miedo o amor que se van decantando en tu médula, porque tu mirada se vuelve no rosetón de catedral de Notre Dame sino vil vitral barato, opaco y genérico… es un riesgo asqueroso medir la vida solo desde la memoria, y aún peor crimen sujetar a las nuevas expectativas solo desde la melancolía del que vive cazando sus estereotipos y los confunde con un amplio cielo.
Dejémonos de hipocresías, las ‘personas decentes’ y las intenciones –forzosamente- inmaculadas son las hostias del Diablo y a él le encanta andar regando culpas para volver un cementerio cada vela que nos besa un calendario nuevo. Dejemos las mentiras, si la acumulación de cera trajera sabias personas no se vería tanto chulo desesperado por atención y afecto en los muslos de jóvenes talentos; no habría tanta negativa a aceptar el derrumbe natural de una incoherencia militada con frívola indiferencia.
Lo simétrico, dinámico, fértil y divertido no necesita publicidad: se manifiesta. Cuando algo se convierte en obsesión cada cumpleaños, se siente un daño al beber el último vaso… ¿se ha vuelto uno un santurrón forzado en algo y no lo reconoce? Ese es el golpe de luz cuando se apaga o prende la vela soplada sobre nuestras cabezas.

Cumplimos giros, ‘existe un cielo y un estado de coma’. Somos bolitas de hidrógeno, metano, cobre, tungsteno, unidas a muchas otras  para producir posibilidades y destruir sueños, y vemos por ello sagrado este día en el que descubrimos que pudimos hacerlo todo durante un tiempo más y nos salimos con la nuestra. Todos estamos construidos iguales, vamos todos bailando en espiral sin parar o sin saberlo.
Cumplir años es una pancarta no de morir, ni de vivir, sino del gran edificio de lo que clamamos por el hecho de vivir en un tejido mental enfermo, es también la partitura de lo que se desea sano y feliz y lo que se empaña y enferma al buscar hacer real esa música que tú y solo tú oyes en soledad.

Es como besar un espejo hecho de algo muy filudo que nos corta cada vez más un poco los labios.

Y los besos,  sin saberlo, son frágiles y están ya contados.

 

 

-Juan Felipe Parra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: