Un muerto viviente

14 Sep

En los años setenta, durante el apogeo del Punk, nadie pensaba que Iggy Pop llegaría a viejo. Quien quiera que haya asistido a un concierto de los Stooges puede dar fe de que su imagen incandescente no permitía siquiera pensar en un después de lo que se estaba presenciando en escena. Era la época en que Iggy  caminaba sobre el público como un mesías y se cortaba como prueba de la vitalidad de su acto. Hoy en día debe estar transitando sus sesentas y todavía hace música, aunque claro, no se trata de la misma música. Su disco Preliminaires del 2009 parece más una carta de despedida que un disco. En la portada aparece una ilustración de un esqueleto vestido de traje, recostado sobre la grama y tomando vino con lo que asumimos es el cadáver de una mujer. El álbum abre con una versión del standard Les Feuilles Mortes (literalmente Las hojas muertas). La canción que le sigue, I Want to go to the Beach comienza con las siguientes líneas: “I want to go to the beach/ I don´t care if it´s decadent/ I don´t know where my spirit went/ but that´s alright”. (Quiero ir a la playa/ No me importa si es decadente/ No sé a dónde fue mi espíritu/ Pero no importa). La canción termina con un lapidario: “Waiting, hating the shit life throws my way/ Hating, waiting to make my escape”. (Esperando, odiando, la mierda que la vida me arroja/ Odiando, esperando para escaparme).

Desde sus orígenes, la muerte ha estado rondando el imaginario Punk: zombies, esqueletos, las ruinas de la sociedad del no-futuro, graffitis de la consigna ‘Punk´s not dead’… ¿Pero en qué estado se encuentran sus signos vitales hoy en día?

Didier Misfit*, punkero bogotano de vieja guardia, responde lo siguiente: “pues si está muerto nosotros somos la venganza[…] Como dice una canción: ‘si el Punk está muerto, dígame en dónde está enterrado’. Yo soy la venganza, yo soy punk. Soy punkero hasta los huesos”.

Si su vida dependiera de la visibilidad y la circulación de un tipo de indumentaria y unas características musicales ligadas al Punk, podríamos asegurar que hoy en día está más vivo que nunca. La energía y simplicidad de sus acordes han influenciado a la mayoría del rock posterior a los años setenta, inclusive algunas vertientes del Pop. Cualquiera que viva en una ciudad grande ha sido testigo de la proliferación de la cresta, las botas Dr. Martens, las chaquetas con taches y los pines de los Ramones. Si dependiera sólo de esto, el día en que David Beckham apareció en pleno mundial de fútbol con la cabeza coronada por una cresta, sería un momento memorable para los punkeros del mundo, al igual que cuando Iggy Pop y los Stooges participaron de un homenaje a Madonna, tocando Ray of Light y Burning Up.

Paradójicamente tanta visibilidad y recepción es lo que hace pensar en su muerte. Estar de moda, en este caso, no resulta saludable si tenemos en cuenta que nos referimos a los abanderados de la anti-moda, pero que tire la primera piedra quien haya escapado del magnetismo de la moda: “Pienso que el sistema, hablando en términos generales, tiene una capacidad muy elástica para poder absorber las cosas, para poder mediatizarlas y canalizarlas y el Punk no ha sido la excepción. De hecho, nada ha sido la excepción”. Y además, continúa Didier Misfit, la moda también trae sus ventajas: “Lo que agradezco de que haya más punkeros ahorita es que la policía no me requisa cada tres cuadras, que no me lleven detenido por tener una cresta. En una sociedad de los buenos valores como esta, tener una cresta era un pecado capital. Y que a usted no le paraba ni un bus ni un taxi, no lo atendían en tiendas, ni a un bar podía entrar. Entonces eso a mi me resbala y además eso es moda”.  Pero por muy flexible que sea el sistema, no todo en el Punk es asimilable: “Pienso que el Punk en ciertos momentos puede llegar a estar de moda pero debido a un cúmulo de anti-valores, de transgresividad, de romper sus propias dinámicas, es imposible de llevarlo por un cause, se bifurca de mil maneras y es imposible alienar toda esa capacidad creadora que a veces es destructiva o constructiva dentro de sujetos con determinadas experiencias de vida que son muy propias, que las marca el Punk, que tiende a convertirse como en la banda sonora de la vida […] Es muy difícil que el sistema llegue a absorberlas a todas en conjunto por su misma expresión de nacimiento que fue el odio y la rabia social. El Punk no nace para dedicar canciones de amor sino que estaba mamado de las canciones de amor. Se dedicaban canciones de amor por los medios de comunicación cuando la mayoría de los jóvenes no tenían trabajo. Y que Dios salve a la Reina mientras que la mayoría se estaba muriendo de hambre. Entonces, el Punk como movimiento no es funcional para la sociedad que está establecida ahora y yo creo que para ninguna, la verdad”.

¿Quién, durante los primeros años de la década del setenta, imaginaba que el Punk podría ponerse de moda o que siquiera llegaría a viejo?, ¿que la bandera del no-futuro sería agitada por sus nietos?. Después de cuatro décadas sabemos que por lo menos es un adulto y que hay  punkeros mayores y hasta viejos deambulando por las calles del mundo: “Tampoco creo que sea el cuento de vive rápido y muere joven, por lo menos de mi parte no. Yo creo que los del cuento de vive rápido y muere joven son los que más se han lucrado del Punk y que todavía están vivos”.

Tal vez esta consigna nihilista nunca fue su característica cultural más vital, ni su mayor foco de resistencia. En una sociedad del no-futuro tal vez sea más contestatario permanecer. Para los que se preguntan si el Punk está muerto, a fin de cuentas ¿cómo se mata a un muerto viviente?

 

*El nombre fue cambiado a petición del entrevistado.

 

 

-Marcelo Pocalus.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: